sábado, 12 de junio de 2010

Una Luz





En el silencio de la noche
juego con mis dedos, donde
la luna se esconde junto con
las estrellas dejando el
cielo con miedo.

Deja de esconderte, quiero
verte, verte en mi pecho
junto con tu pelo, pelo al
que amo acaricia, tan suave
tan negro como el lévano.

Tu piel tan oscura como
el café. Oscura como ayer.
Tocando tus manos me hacen
sentir bien.

Perderas tu rumbo con mi
mirada... Perderas la vida
amandome. Como yo.. No hay
nadie que te amó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario