jueves, 29 de septiembre de 2011

COLD ONE



En un momento, tomo mi mano y quede sin respiración. Dijo que estaba aquí para protegerme, pues ese era su trabajo. Olvide lo que era y donde estábamos, todo se volvió extraño y mi corazón latía sin control... de mirada fija no dejaba de mirar mi rostro, sentir mi olor y ver mi pecho saltar. 


No sabia que decir, esperaba que algo saliera entre mis labios pero no sucedía, solo sentía alegría y sin saber expresarla muda me quedaba. Tenia miedo. No de el. Si no de perderlo y pensar en que podía desaparecer. 
Su piel brillaba como un diamante al sol, sus ojos se aclararon y llenaron de alegría después de mi abrazo. 


Mis venas saltaban por la sangre acelerada que corría entre ellas, el podía sentirlo. Pero no podia saber que pensaba, solo le causaba intriga. Prometió no dejarme nunca, jamas. Lucharía contra lo que se pusiera en frente por no separarnos nunca.


Solo una gota de amor y seriamos uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario